LOS EXPERTOS DEL #SOFING

¿POR QUÉ NOS DORMIMOS PRIMERO EN EL SOFÁ Y LUEGO NO PODEMOS DORMIR EN LA CAMA? Y COMO SOLUCIONARLO

Muchas personas se quejan de que dormir les es imposible y acuden desesperados a sus médicos de cabecera en busca de una solución. Sin embargo, se acomodan en sus sillones, se encienden la televisión y “se quedan fritos”. Y si, en estos momentos, deciden continuar durmiendo en sus camas, se pasan una noche de insomnio.

¿Por qué pasa esto? Cuando llevamos un tiempo sin poder dormir realizamos una asociación entre la incapacidad para dormir y todas aquellas actividades relacionadas con el hecho de dormir (como en este caso, ir a la cama). Por eso, cuando estamos en una situación en la que no pretendemos dormir, como cuando estamos relajados en nuestro sillón viendo la televisión, nos dormimos porque en estos momentos no realizamos un esfuerzo por dormir.

¿Qué podemos hacer? Vamos a poner en práctica dos técnicas conductuales que, como he podido comprobar en pacientes con insomnio crónico, son muy eficaces.

La primera técnica la llamamos en psicología “control de estímulos“. Consiste en reasociar la cama y el dormitorio con el sueño, reduciendo aquellas actividades que son incompatibles con el sueño y que, por tanto, nos mantienen despiertos durante la noche. Para poner en práctica esta técnica vamos a seguir las siguientes instrucciones:

  • Usar la cama exclusivamente para dormir.
  • Levantarse de la cama e ir a otra habitación cada vez que no seamos capaces de iniciar el sueño o de conciliarlo de nuevo en 15-20 minutos y volver a la cama sólo cuando tengamos sueño.
  • Mantener un horario de sueño regular, levantándonos por las mañanas a la misma hora, independientemente de las horas dormidas durante la noche previa.
  • Evitar las siestas durante el día.

La segunda técnica se llama “restricción del sueño” y consiste en reducir la cantidad de tiempo pasado en la cama intentando que se acerque lo más posible al tiempo estimado de sueño. Veámoslo con un ejemplo. Imaginemos que pasamos 9 horas en la cama, pero realmente dormimos 6. Esas 3 horas que pasamos en la cama despiertos sólo sirven para ponernos cada vez más nerviosos y empezar el día siguiente con mal pie.

Aplicando la restricción del sueño, sólo permaneceremos en la cama el tiempo que estamos dormidos, en este ejemplo 6 horas y media (una media hora más del tiempo que dormimos porque normalmente tardamos un tiempo en dormirnos o nos despertamos a mitad de la noche). Cuando el tiempo que estamos en la cama se equipare al tiempo que realmente dormimos podremos ir incrementando gradualmente el tiempo permitido en cama hasta conseguir una duración óptima del sueño. El objetivo con esta técnica sería producir un estado de ligera privación de sueño que, a su vez, producirá un inicio del sueño más inmediato, una mejora de la continuidad del sueño y un sueño más profundo.

Cómo colocar el sofá según el Feng Shui

Con 3.000 años de antigüedad, el Feng Shui es un arte chino cuyo objetivo es organizar la vida en función de las fuerzas naturales del universo. Trasladado a nuestro hogar: saber ubicar correctamente una casa, sus muebles y accesorios.

El Feng Shui trata de canalizar la energía de los espacios de la forma más adecuada. Los campos de energía están determinados por los colores, las luces y el tipo y posición de los muebles y accesorios utilizados.

A continuación repasamos algunos de los rasgos básicos del Feng Shui:

  • Evitar las corrientes. Una norma importante es evitar que la puerta de entrada esté enfrentada con una puerta de salida o una ventana, pues en este caso la energía fluye entre ambos puntos sin ocupar su espacio.
  • Evitar el desordenpues provoca que la energía se estanque y no se distribuya por la estancia.
  • Aumentar y mejorar la energía positiva con una serie de elementos como plantas, cristales de roca, campanillas de viento y móviles.
  • Es aconsejable que la casa tengauna sola puerta de entrada, la cual deberá estar libre de cualquier obstáculo.
  • Evitar los muebles en los pasillos(especialmente si son grandes) pues entorpecen la corriente energética.
  • Una buena iluminación es fundamental. Las luces artificiales deben proyectarse hacia arriba o hacia abajo y no hacia los laterales.
  • Eliminar aparatos eléctricos de los dormitorios, pues emiten corrientes electromagnéticas que pueden interferir con el sueño.
  • Dormir con la cabeza orientada hacia el norte.
  • Evitar los árbolesque estén muy cercanos a nuestro hogar.

Lo ideal para el salón es que la puerta y la ventana estén en paredes perpendiculares. El sofá y los sillones, deben estar alejados de puertas y ventanas y pegados a una pared. El comedor debe estar en una zona recogida, lejos de las corrientes de energía, lo cual ayudará a realizar una buena digestión, además se recomienda colocar en la mesa flores y velas que actúan como focos de atracción de la energía.

Colores adecuados si optamos por la tranquilidad, son los fríos de la gama de los azules, que calman los ánimos, si buscamos lo contrario podemos optar por un rojo.

Cómo sentarse en el sofá para eliminar dolores de espalda

El sofá es el mueble que nos hace sentir en casa. Aprende a usarlo bien y a evitar los clásicos errores posturales. ¡Ganarás salud!
Es la estrella del salón y una de las piezas más utilizadas de la casa. Pero ese mueble que asociamos con un momento de relajación, puede ser origen de tensiones musculares y dolores de espalda, causados por malas posturas.

La mejor postura para sentarse en el sofá

  • Tener la columna alineada: El objetivo, tanto si estás sentado como tumbado en el sofá, es tener la columna alineada en posición neutra. Una columna neutra es la que respeta las curvaturas naturales de la espalda (en la zona cervical y lumbar ligeramente hacia dentro y en la zona dorsal hacia fuera). Cuando la columna está bien alineada se reparten mejor las cargas del cuerpo y hay menos tensiones.
  • Proteger la zona lumbar: Las zonas que soportan más tensión al sentarse en un sofá son la región lumbar y la cervical. Para proteger la primera, lo ideal es sentarse bien sobre los isquiones (los dos huesos de la pelvis), asegurarse de que la parte baja de la espalda toca el respaldo y apoyar los pies en el suelo (los pies no deben colgar ni las rodillas presionar el borde del asiento). Si queda mucho espacio en el hueco lumbar, colocar un cojín sobre el que relajar la zona.
  • Vigilar la zona del cuello: La mayoría de los sofás tienen un respaldo demasiado bajo, que no permite apoyar la nuca, con lo que no se descansa y se acaban tensionando las cervicales. Si el sofá tiene un respaldo muy alto puede ocurrir lo contrario: la cabeza se apoya sobre el respaldo y el cuello se comprime demasiado y se empuja hacia adelante. Para evitarlo, al sentarse hay que apoyar la cabeza en el respaldo, sobre un cojín, y sentir cómo se alinea tu columna desde la base hasta la cabeza (como si un hilo imaginario tirara de tu cabeza y alargara la columna).

¿Si me tumbo en el sofá descanso más?

Los sofás no están pensados ni diseñados para tumbarse. La base no tiene la firmeza adecuada, los cojines generan huecos con diferentes densidades... Pero lo cierto es que todos acostumbramos a tumbarnos en el sofá. Aquí os dejamos algunos consejos para estirarnos cómodamente:

  • De lado o boca arriba: La fórmula más confortable para tumbarse de lado es hacerlo tal y como lo haríamos en la cama, colocando un cojín entre ambas rodillas y otro bajo la cabeza. Por otro lado, al tumbarnos boca arriba (para leer, mirar la tele...) se crean más desequilibrios en la zona lumbar y cervical. Utiliza cojines y eleva las piernas formando un “cuatro”, por ejemplo, que es una postura muy cómoda.

¿Hay algún sofá que se adapte mejor al cuerpo?

Cuando compramos un sofá nos fijamos en la forma, el color y el diseño. Le damos muchos usos (ver la televisión, tumbarnos a descansar, sentarnos a leer o charlar en familia) y en cada uno de ellos debemos sentirnos bien. Es importante estudiar si el sofá resultará cómodo y elegir el que mejor se adapte a cada cual. Porque cuanto más natural sea la relación entre el cuerpo y el sofá, sin necesidad de cojines extras, más cómoda y saludable será la postura.

¿A qué distancia deberíamos tener la televisión del sofá?

Con la llegada de los televisores de alta definición, en sus diferentes tecnologías y con la oferta disponible de tamaños que van desde 26 pulgadas hasta 65, comprar un televisor se ha convertido en una difícil tarea. La experiencia demuestra que la gran mayoría se decantan por televisores de gran tamaño sin caer en la cuenta de que esta decisión tiene un impacto significativo en la distancia de visualización óptima.

 

Hoy en día es bastante común encontrar en la sala de estar de algún conocido o familiar televisores de 42”, e incluso superiores, en habitáculos que apenas ocupan 15 m² de superficie. Esta situación pone de manifiesto que no somos muy conscientes del impacto significativo del tamaño de la pantalla con respecto a la distancia de visualización óptima que debemos mantener para poder sacarle el máximo partido a la tecnología de imagen en alta definición.

 

En este artículo vamos a tratar de desgranar los múltiples factores a tener en cuenta para la correcta visualización de una de estas televisiones de alta gama, principalmente los plasmas y LCD, con el fin de tener ciertas herramientas que nos ayuden a rentabilizar nuestra compra y optar por el tamaño adecuado para nuestra sala de estar.

 

Ángulo de visión

Los estudios realizados al respecto demuestran que una persona con una visión perfecta 20/20 puede distinguir detalles de 60 píxeles por grado. Esto viene a decir que el ángulo de visión óptima para un televisor de 1080p es de 32,86 grados. Aunque este factor es bastante difícil de controlar en el caso de entornos domésticos, para televisores de gran formato o proyectores los expertos recomiendan guardar una distancia de visualización óptima bajo un ángulo de visión de 30 grados con el fin de obtener una experiencia cinemática inmersiva. No obstante, existen otros factores que quizá sean más determinantes para un mejor disfrute de la calidad de imagen en alta definición, como la eliminación del efecto de pixelación de imagen o la maximización de los detalles.

Percepción máxima del detalle

El gran logro de la revolución de la imagen HD ha sido la eliminación de los molestos artefactos inherentes a la emisión analógica estándar, proporcionando imágenes con alto grado de detalle y definición en los formatos más grandes. Sin embargo, la distancia del espectador con respecto a estas pantallas planas puede afectar mucho a esta percepción. Distancias demasiado cortas ponen en evidencia problemas de pixelación en la imagen, incluso si estamos viendo una película HD de 1080p. Pero este efecto desaparece lentamente a medida que nos alejamos de la pantalla y la densidad de píxeles aumenta, obteniendo una imagen suave con todo el detalle que puede ofrecer la tecnología de alta definición digital.

 

Partiendo de que la distancia de visualización óptima para cada espectador dependerá en gran medida de su agudeza visual y del entorno en el que se visualice la imagen, se puede establecer el umbral de pixelación estándar para la visualización de imágenes a 1080p HD en 1,5 veces la distancia diagonal de su televisor. Evidentemente, superado ese umbral, el incremento de la distancia acentúa la pérdida de ciertos detalles por la superposición de píxeles, restándole calidad y definición a la imagen.

Resolución de imagen

Partiendo de que la resolución máxima de 1080p proporciona mayor detalle que la 720p, lo lógico es visualizar imágenes compatibles con la resolución que nos proporciona el televisor. En caso de visualizar material con una resolución máxima de 720p en un televisor de 1080p, bastará con actualizar la resolución y situarse mucho más cerca de la pantalla para disfrutar de mayor detalle y ángulo de visión.

 

Conclusión

Como hemos visto anteriormente la distancia de visión y su relación con el tamaño del TV influye de forma decisiva en la percepción de la calidad de imagen. Con distancias cortas y formatos de TV grandes se producen problemas de pixelación, mientras que a distancias grandes y un tamaño pequeño se acentúa la pérdida del detalle en la imagen. Adaptando el formato del televisor a la distancia de visualización disponible en nuestra sala de estar, optimizaremos nuestra inversión eliminado la pixelación y maximizando la definición de la imagen.

 

A modo orientativo, para saber qué tamaño de televisor es el más adecuado para nuestra sala de estar bastaría con dividir la distancia de visión disponible en 1,6 para una resolución de 1080p y así obtendremos el tamaño óptimo según la tabla que podéis consultar en el siguiente enlace: http://www.rtings.com/tv/reviews/by-size/size-to-distance-relationship.

Esperamos que os sea de utilidad en vuestra próxima compra.

 

 

Los beneficios de la siesta

La siesta es uno de los placeres de la vida, muy recomendable en todos los sentidos, especialmente por sus propiedades y beneficios.

La siesta es considerada como uno de esos pequeños placeres de la vida, especialmente recomendable en todos los sentidos por sus claros beneficios para la salud de las personas que la “practican”, pero aún sobre ella planean una serie de dudas y preguntas interesantes que son buenas tener en cuenta. 

La costumbre de la siesta está muy arraigada en nuestro país; no es vano, esta costumbre es muy antigua.

El origen de la palabra se halla en la llamada por los romanos “hora sexta” (exactamente entre las 14 y las 16 horas), y por ejemplo era una costumbre de descansar tras la comida para luego conseguir así afrontar el resto de lo que queda de la jornada con mejor vitalidad y humor.

No en vano, Camilo José Cela llegó a bautizarla como el “yoga ibérico”, dado que la siesta tiene la fama de ser un auténtico invento “made in Spain”.

Algunos secretos sobre la siesta…

  • Dar un breve descanso al cerebro tras la comida es muy positivo, especialmente porque aumenta la capacidad de resolver problemas, estimulando la creatividad, la imaginación y la intuición.
  • Según datos ofrecidos por la Dirección General de Tráfico, en el año 2000 se produjeron unos 35.000 accidentes con víctimas por somnolencia de los conductores.
  • En estos casos, la siesta es una aliada, dado que reactiva el estado de concentración y alerta.
  • En Córdoba (España), se decretó una hora oficial para la siesta, dado que entre las 15 y las 17 horas los niveles de sonido no podían superar los 55 decibelios, siendo por tanto la hora adecuada para la siesta.
  • Es una costumbre imprescindible para los niños, especialmente porque los tranquiliza y ayuda a que estén descansados, lo que evitará que lleguen a las siete de la tarde inquietos e irritados.

 

Beneficios más importantes de la siesta

  • Alivia tensiones, además de relajar.
  • Ayuda a descansar y a despejar la mente.
  • Aumenta la capacidad creativa, la intuición, la imaginación, y la propia capacidad de resolver problemas.
  • Previene el envejecimiento y alarga la vida, dado que, según algunos estudios, su efecto reparador es capaz de combatir los radicales libres.
  • Es bueno para mantener una belleza sana y natural, puesto que nos ayuda a reflejar luminosidad y frescor.
  • También es positiva para mantener una buena salud psíquica, especialmente porque nos ayuda a mantenernos positivos y a tener buen humor.
  • Reduce el riesgo de infarto.
  • Aumenta el rendimiento, eliminando la fatiga tanto física como mental.
  • Combate la ansiedad y el estrés.
  • Provoca una sensación de bienestar.

 

¿Cuánto es necesario dormir durante la siesta?

Aunque se piense lo contrario, la siesta más recomendable, para poder disfrutar así de todos sus beneficios, es la que oscila entre unos 10 minutos y 1 hora, aunque una siesta corta de 15 a 20 minutos sumada a ocho horas de sueño es ideal para disfrutar todos sus beneficios.